0,00 €

No tiene artículos en su carrito de compras.


La Clave La Hidratación
Ayuda extra en brotes
Diversión bajo el sol
la hora del baño
Consejos para la familia

Consejos para la familia

Perfecto. Ya lo sabemos todo. Qué es, cuáles son sus síntomas, incluso lo se puede hacer y lo que no…. ¿Y ahora qué? ¿Podemos eliminar los eccemas de nuestras vidas y ver siempre a nuestras hormiguitas con una piel perfecta, de revista? ¿Ni un picor, ni un rascado, ni un lloro más?

La respuesta es NO. Y esto es precisamente lo que nos hace caer en la trampa. La trampa de la impotencia, la ansiedad y el sentido de culpa por no ser capaces de manejar la situación.

Lo que quiero recoger aquí es una parte fundamental del tratamiento, tan importante (o más) que la hidratación, los fármacos y los hábitos saludables… y que pasa totalmente inadvertida en la mayoría de las consultas que hacemos a pediatras y dermatólogos.

En la mayoría de los casos los síntomas van desapareciendo a lo largo de la infancia y, por suerte, no llegan a alcanzar la edad en la que los niños empiezan a tomar conciencia de su condición.

Sin embargo, es verdad que en algunos casos las manifestaciones de la DA se prolongan a lo largo de la vida. Por eso no debemos olvidar la parte emocional, para cimentar unas relaciones familiares y sociales equilibradas.

La familias que muestra una actitud de seguridad y confianza en el manejo de la DA le estarán dando al niño la más importante lección: que debe tomar en serio el control de su enfermedad pero que debe aceptarla e incorporarla a su día a día con naturalidad, como un aspecto más de su persona.

En este sentido, podemos observar algunas conductas beneficiosas para la estabilidad emocional del niño y de la familia:

* Evitar mirar el estado de su piel con ansiedad y refrenar el impulso de revisarlo constantemente. 

* Podemos evaluar la situación en el momento en que le bañamos, le echamos las cremas…pero siempre cuidando las miradas e intentando llevar las conversaciones hacia temas que a él le interesen, le diviertan, o jugando a adivinanzas, cantando…

* Explicarle de forma adecuada los causales sobre los que él pueda actuar y hacerle poco a poco partícipe de los cuidados de mantenimieto. En este sentido, es importante entender y respetar que, llegada cierta edad, preferirá ser él mismo quien se encargue de hacerlo.

* No hacerle responsable de los empeoramientos.

* Mencionar el tema lo menos posible. Aunque creamos que no, lo oye todo! 

En fin, padres…no desesperéis...y si lo hacéis, intentad no trasladárselo a los peques.

La DA es una afección compleja y en principio sin una causa-efecto clara sobre la que podamos intervenir. Sin embargo, con paciencia, tenacidad y observación, poco a poco iréis aprendiendo a manejar todas las opciones para controlar sus manifestaciones y así garantizar el bienestar de las pequeñas hormigas.

Así, aunque no podemos eliminar la DA, sí hay algunos factores clave sobre los que nosotros podemos actuar para minimizar los brotes y mantener un buen estado general de la piel:

1.         Hidratación, hidratación, hidratación. TODOS LOS DIAS. No hay excusa

2.         Cuando vemos que un brote está incipiente o incluso cuando ya ha aparecido, podemos probar en primer término con productos específicos (bálsamos, serum, cremas correctoras…). Pero si el brote no remite, es resistente o generalizado, tendremos que recurrir a las cremas con corticoides. Bien utilizados, será nuestro mejor aliado en los peores momentos.

3.         Hay que aliviar el picor del pequeño y evitar su malestar. No olvidemos que el rascado empeora el estado de la piel y es el origen de infecciones varias.

4.         Nunca abandonar la piel a su suerte en mal estado por desconocimiento o desesperación. Insistir, acudir al pediatra o dermatólogo y, si es necesario, cambiarlo hasta dar con uno que nos de confianza y nos ofrezca alternativas hasta acertar con la que mejor funcione en nuestro caso.

5.         Observar (en la medida de los posible) buenos hábitos en relación con la ropa, la higiene y el entorno.

6.         Actitud positiva y confianza en que, si lo estamos haciendo bien, las cosas mejorarán.

 
Tienda Online desarrollada por Magestio.com