En los adultos, el 60% de las sustancias que entran en contacto con la piel se absorben y pasan a la sangre.

Incomprensiblemente, la gran mayoría de los productos disponibles en el mercado, incluso los destinados específicamente a las pieles más sensibles (como las de los bebés o las pieles atópicas), están llenos de ingredientes tóxicos que NADIE debería ponerse en su piel, pero en ningún caso los bebés, los niños y las personas con piel sensible o atópica.
Sodium Laureth Sulfate (SLES), Sodium Lauryl Sulfate (SLS), Parafinas, EDTA, Parabenos, PEGs,… son términos que encontraréis con facilidad en la mayoría de vuestros productos cosméticos y los de vuestras pequeñas hormigas.
Y si no me creéis, acercaos al cuarto de baño y haced la prueba…
Si estamos de acuerdo en que la piel atópica…
…es una piel altamente sensible…
…con una barrera que no funciona bien y que deja el cuerpo más expuesto a las sustancias contaminantes…
…que necesita algún tipo de producto hidratante diario o incluso varias veces al día…
…y que está sometida con frecuencia a medicación con potenciales efectos indeseados (aunque necesaria)…
…es fácil entender que debemos ser especialmente cuidadosos con los productos que elegimos y que la cantidad de sustancias tóxicas a las que los exponemos por vía de los productos de higiene diaria, debería ser CERO.
No debe valernos la excusa de que los tóxicos se encuentran en pequeñas cantidades, ya que estamos expuestos a cientos de sustancias cada día a través de los productos de cuidado diario y, por tanto, la cantidad de ingredientes perjudiciales que terminan entrando en nuestro organismo es muy elevada.
Es importante que conozcáis cuáles son los ingredientes más habituales y, paradójicamente menos recomendables, que encontraréis en la mayoría de los productos que revisten la estantería del cuarto de baño de nuestros pequeños.
Si queréis revisar alguno de los artículos de higiene de vuestro bebé, LA HORMIGA ATÓPICA tenéis una guía de lo que NO DEBERÍA APARECER.
(Tened en cuenta en qué posición está cada sustancia en la lista de ingredientes. Al principio, las de mayor concentración, al final, las que se encuentran en menor proporción)